CANADA, LA HISTORIA PERDURA…

by Albert Roura / Miércoles, 10 julio 2013 / Published in HISTORICAL

CANADA, LA HISTORIA PERDURA…

Mucho antes de la llegada de los europeos al Nuevo Continente, las poblaciones autóctonas de lo que hoy conocemos como la nación de Canadá, ya utilizaban trampas como método para capturar a los animales que utilizaban para su sustento y vestimenta.

Al principio de la época colonial, el comercio de pieles atrajo a muchos exploradores a los bosques vírgenes de Canadá. En 1600, Enrique IV creó la primera aproximación de lo que entenderíamos hoy en día como la primera compañía peletera, principalmente de pieles de castor. A mediados del siglo XVII, se realizaron los primeros viajes a la Bahía de Hudson desde Europa para importar pieles a Europa. Esto no son más que un par de datos para que nos demos cuenta de la antigüedad y tradición que posee este país en materia tanto de trampeo como de tratamiento de pieles de animales salvajes capturados con trampas. Durante mucho tiempo las pieles de castor sirvieron como moneda de cambio entre las poblaciones autóctonas de Norteamérica y Europa, estableciéndose incluso un índice de valores; por ejemplo un fusil equivalía a 12 pieles de castor, o dos pieles de castor eran necesarias para obtener un hacha. El comercio de pieles fue, de hecho, uno de los orígenes de los conflictos entre franceses e ingleses.

En 1670 fue fundada la actual Compañía de la Bahía de Hudson, erigiéndose como la más antigua del mundo y que actualmente todavía se encuentra operativa.

La explotación animal no hacía nada más que crecer, con cifras extraordinariamente elevadas para aquellos tiempos, hasta que en 1861 se constituyó el primer periodo de trampeo, considerado además como la primera ley de protección de fauna establecida en Canadá; concretamente se instauró en el trampeo de la rata almizclera. Estas restricciones fueron evolucionando hasta 1888, donde se recoge la primera restricción para múltiples especies como la marta, el visón, etc.

Toda esta reglamentación fue evolucionando hasta nuestros días, con distintos cambios y modificaciones en la legislación, sobre todo en cuanto al trampeo de castores se refiere, siendo la piel de este animal una de las más preciadas desde el punto de vista del comercio. En la actualidad, el mapa de regiones de trampeo en Canadá está formado básica y generalmente por dos grandes zonas: La que solamente puede ser aprovechada por las  poblaciones indígenas y la que puede aprovechar todo ciudadano, bajo condiciones que veremos más adelante.

· EL COMERCIO DE PIELES EN LA ACTUALIDAD.
Por no extendernos en datos interminables, comentaremos a modo de ejemplo que sólo en Montréal (ciudad con 3 millones de habitantes) existen más de 600 comerciantes, curtidores de pieles, comerciantes al detalle y un largo etcétera.

Desde el punto de vista económico, el trampeo en Canadá resulta una actividad más que importante, que genera multitud de puestos de trabajo directos e indirectos, poseyendo tramperos profesionales que dependen directamente de las capturas y para otras personas el trampeo resulta una actividad  estacional con la que pueden completar un año laboral, lo que podría ser en España, salvando las distancias, los puestos de trabajo que generan las estaciones de esquí…

· TRADICIÓN Y ACTUALIDAD
El trampeo es una actividad viva todavía en nuestros días en Canadá, considerada como una tradición heredada e incluso como un estilo de vida. Pero también se trata de una actividad muy bien regulada, tanto a nivel legislativo como a nivel de formación de tramperos.

· PROGRAMAS DE FORMACIÓN
Una de las primeras frases que uno lee en sus manuales de formación y en los de legislación, es la definición de trampeo: “trampear es capturar o intentar hacerlo con ayuda de un utensilio de trampeo”.

Canadá, junto con los Estados Unidos, tiene los programas de formación más avanzados en materia de trampeo; se trata de cursos teórico-prácticos, donde se expiden los certificados de trampero, sin los cuales nadie puede acceder a practicar la actividad.

· ESTRUCTURA DEL TRAMPEO EN LA ACTUALIDAD
En esta sección, intentaremos detallar de un modo general la organización y las “clases de tramperos” que existen en Canadá, todo esto dentro de una red de territorios y terrenos de trampeo muy bien estructurados, donde se incluyen reservas naturales, terrenos públicos, zonas de explotación controlada y fincas privadas, todos ellos incluidos dentro de lo que traducido a nuestro idioma sería como “Unidades de Gestión de Animales de Piel”. Cada Unidad de las mencionadas cuenta con sus propios cupos de captura para cada especie, épocas del año, y todo un seguimiento normativo.

Clases de tramperos- permisos:

- Los tramperos autóctonos, población indígena (Amerindiens, Algonquins,etc) que pueden ejecutar la actividad en extensos territorios reservados a ellos.

- El trampero profesional: Debe poseer la licencia profesional correspondiente,  con un cupo de capturas dependiendo de la especie muy bien estipulado (por ejemplo 4 osos, 4 linces, etc…) dependiendo de la Unidad donde ponga en práctica la actividad, y trampea para un beneficio económico propio.

-Ayudante de trampero: Permiso con el mismo nombre, se trata de una persona contratada por un trampero profesional, que trampea para su beneficio económico. Como curiosidad diremos que el cupo de capturas viene establecido al trampero profesional que lo contrata, por lo tanto la suma de capturas de ambos no puede superar el cupo que tiene establecido éste último.

- El trampero General: Cualquier persona interesada en trampear, debe proveerse de un Permiso de Trampeo General, donde tiene estipulada la Unidad de  Gestión donde va a trampear durante la campaña.

-El trampero no residente: sí, así es, una persona que no resida en Canadá puede procurarse un permiso de trampeo y trampear durante los días estipulados en éste en cualquier finca particular previo pago ( el equivalente a una finca de caza en España).

  • TIPOS DE TRAMPEO

En Canadá, al igual que otros países, se practican tanto el trampeo en vivo como el trampeo de defunción por muerte. Ambos están autorizados y sujetos a estrictas normas tanto de utilización como de comercialización de trampas que cumplan las normas de captura no cruel. Todos los modelos de trampas son previamente testados y homologados, y para que se hagan una idea, una trampa defunción por muerte provoca la espiración de un armiño en menos de 45 segundos, el de una marta en 2 minutos, y el resto de especies deben morir o bien quedar inconscientes en menos de 5 minutos.

  • EUROPA CIERRA EL MERCADO DE PIELES. ACUERDO DE CAPTURA NO CRUEL DE 1997

La Unión Europea, a finales de los años 80, decidió prohibir las importaciones de pieles que provinieran de animales capturados de forma cruel. Este hecho propició en Canadá la pérdida de uno de sus principales mercados. Después de intensas reuniones se firmó el Acuerdo de Captura no Cruel por Europa, Canadá y la federación de Rusia,  en el cual se sentaron las bases del trampeo moderno y no cruel, donde el bienestar animal prevalece sobre cualquier técnica de trampeo utilizable. Se impulsó la creación de un centro de investigación de trampas en Canadá que, junto con el de Estados Unidos, es el más importante a nivel mundial. De este modo, con las bases de este acuerdo, las puertas de Europa se volvieron a abrir para las pieles importadas de sendos países firmantes de dicho Acuerdo.

  • CENTRO DE INVESTIGACIÓN

Canadá posee un centro propio de investigación de trampas en continua evolución (Institute de la Fourrure). Es en éste donde se realizan continuamente las pruebas necesarias para testar las trampas antes de salir a realizar las homologaciones de éstas en plena libertad. Se encuentra situado en la provincia de Alberta.

  • ¿Y ESPAÑA?

Como han podido observar en este pequeño resumen, pinceladas del gran entarimado que existe en Canadá en materia de trampeo, no podemos obviar desde nuestro país que se trata de uno de los principales espejos hacia los cuales mirar, pero también creemos que es bueno recordar que las realidades de ambos países son muy distintas. En Canadá, uno de los principales motores que mueven a la población a trampear resulta ser el económico, aunque en la misma actividad resulten beneficiadas las poblaciones de las distintas especies animales, realicen a su vez controles poblacionales de algunas especies, y utilizan en su día a día el trampeo como herramienta para la resolución de conflictos de la fauna salvaje con el hombre, además de existir el trampeo científico. Aquí, en España, tenemos otra realidad distinta, una base en materia de trampeo creada recientemente, y unos tipos de trampeo que podríamos resumir en 3 clases: Control de depredadores cinegéticos, gestión de Biodiversidad y científico; no tenemos el trampeo tan extendido y con tantas variables de actuación como allí, además de poseer una sociedad distinta culturalmente hablando. Y a título personal, me gustaría subrayar que, a pesar de que sea uno de los espejos donde mirarnos, existen ( insisto, a título personal) ciertas variantes que aquí ( por lo menos a día de hoy) no pueden ser plasmadas en nuestro territorio, y ciertas bases que empezaremos a poner en práctica aquí, quizás allí no resultarían ser las más idóneas.

Por supuesto, cada uno reflexionará y obtendrá sus propias conclusiones.

Asociación de Tramperos de España
Albert Roura

Agradecimientos:
Pierre Canac, Coordinador del Trampeo del Ministerio de Recursos Naturales y de la Fauna. Gobierno de Quebec ( Canadá)
Lucien Gravel, Federación de Tramperos de Quebec
Serge Lariviere, redactor jefe Le journal des Piegeurs

Etiquetas / Tagged under:
  • Tweets