LAZOS

by Albert Roura / Sábado, 28 marzo 2015 / Published in TRAPPING TECHNIQUES

LAZOS

Albert Roura ( Spain).

Los lazos son una herramienta muy útil, barata y efectiva para poder utilizar en la captura no lesiva de determinadas especies; existe gran variedad de ellos adaptados a las medidas y potencia de las especies objetivo, desde el visón americano hasta el oso, pasando por los coyotes, lobos, zorros, aligátor, castores y nutrias pueden ser capturados con lazos de captura en vivo, siempre utilizados por especialistas y profesionales.

Dependiendo de la especie (nombradas anteriormente) se pueden utilizar cables de 1/16, 3/32,  5/64 o 1/8 de grosor, para la captura del ejemplar en cuestión.

En España se utiliza el cable de 2 mm para la captura de zorro, equivalente al 1/16 (lazo tradicional y lazo Wisconsin, testados y aprobados según las Directrices Técnicas de Control de Predadores).

LAZO WISCONSIN

El lazo Wisconsin es el lazo recomendado en el programa de buenas prácticas de captura de zorro en los Estados Unidos, cuyas pruebas de evaluación fueron realizadas, como su nombre indica, en el estado de Wisconsin ( Association of Fish and Wildlife Agencies, 2008).

Este lazo puede ser construido con diferentes grosores de cable, dependiendo de la especie objetivo que deseemos capturar; en España la especie objetivo es el zorro, pero en otros países pueden capturar legalmente otras especies con este tipo de lazo, como coyotes, cocodrilos y aligátores, etc.

Las particularidades de este tipo de lazos son, en primer lugar, la disposición de dos quita-vueltas, uno colocado en la unión entre el lazo y el sistema de anclaje, y el otro a mitad del lazo. Este quita vueltas tiene la función de evitar que el animal capturado pueda enroscarse sobre sí mismo y por lo tanto ahogarse con el lazo.

Otra de las piezas es el anti-retorno relajante. Cuando el lazo se cierra sobre el cuello del animal capturado,  este aprieta si éste tira para intentar escaparse, pero cuando el animal en cuestión deja de tirar, este anti-retorno deja de apretar, por lo que el animal entiende que si deja de tirar, dejará de tener un objeto apretando en su cuello.

Una última pieza incorporada a este tipo de lazo es el punto de ruptura. Se trata de una “s” incorporada en la zona de captura del lazo, que soporta una presión de hasta 50 kg. ( esto resulta modificable) de tal manera que una captura de ungulado, por ejemplo , no resulta conflictiva puesto que al tener más fuerza que la cifra descrita, rompe el lazo y se escapa sin mayores problemas ( jabalíes, corzos, ciervos, etc.).

El tope de este lazo está situado a 6,2 cm de diámetro, hecho que permite que el lazo no se cierre más de esta medida, permitiendo a los mustélidos y otros animales más pequeños no ser capturados por el lazo. Dicho topo está fijado al lazo, no es móvil por lo que no puede ser cambiado ni ajustado a otro tipo de medida para capturar otro tipo de especies de fauna salvaje.

 

COLOCACIÓN

En nuestro país los lazos deben ser dispuestos sobre el terreno al paso, utilizando las sendas naturales de los animales, o en “alar” (corte de monte y apelotonamiento de ramas dejando un paso para que el zorro transite por él, introduciéndose en el interior del lazo), a una altura de unos 18 cm (un palmo) y un apertura de unos 22 cm de bucle, para la captura de zorros.

Pero el lazo, para capturar otro tipo de especies puede ser dispuesto de otras maneras, en otros países donde la legislación lo permite, como a 25 cm de altura para el coyote, o a 7 cm de altura y una apertura de 27 cm de bucle para la captura de castores. Las técnicas de colocación son muy diversificadas,  y cada especie tiene su truco para ser capturada.

Incluso la colocación para la captura en muerte es obligatoria en algunos países como Rusia o Canadá.

TRUCOS

El lazo se trata de un método de captura económico, fácil de transportar y fácil y rápido de colocar y no requieren de demasiada experiencia. Una buena herramienta para el  trampero; por el contrario, hay que esperar un poco que a empezar a obtener capturas asiduas al tener que airearse  de los olores humanos y no deseables una vez colocados.

Últimamente, comentarios dirigidos a emplear cebo con la colocación de los lazos, han llegado mi ser. La verdad, sí existen técnicas de trampeo con la colocación de cebos; pero, el requerimiento principal para esta práctica es enterrar el cebo por completo, para evitar la captura de especies no objetivo como las rapaces, muy sensibles a este tipo de cebos que puedan observar en sus vuelos. También sería necesario, en todo caso, colocar el cebo alejado de los lazos (a unos 30 m de distancia), para también evitar la captura de estas aves.

También se puede abrir un falso sendero en el pasto, usando atrayente de olor ( como rociarse las botas con aceite de pescado) para atraer al zorro a los lazos que hemos colocado en dicho falso sendero.

Técnicas hay muchas como pueden observar y, en todo caso la mejor forma de colocarlo es al paso y en “alar”, y para el uso de otras técnicas lo mejor es consultar a la autoridad competente en la materia de cada comunidad autónoma para conocer si nos las autorizan. Recordemos que las especies no objetivo son sensibles a ser capturadas con lazo si éstos no se encuentran correctamente colocados.

 

ERRORES/ NEGLIGENCIAS

A pesar de ser una  unos lazos novedosos y equipados con piezas que reducen al máximo el riesgo de sufrir lesiones para los animales capturados, los lazos Wisconsin , como los lazos tradicionales deben ser utilizados de forma correcta, por sí solos no evitan las lesiones  a provocar; un ejemplo claro sería la instalación de estos métodos de captura en alambradas y vayas cinegéticas, donde el ejemplar capturado tiene todos los números de morir ahorcado: en este caso , de quién es la culpa, ¿del lazo o de la persona que coloca el lazo? ( fíjense que digo persona y no “trampero”).

Etiquetas / Tagged under:
  • Tweets