SELECTIVIDAD

by Albert Roura / Domingo, 29 marzo 2015 / Published in TRAPPING TECHNIQUES

SELECTIVIDAD

Albert Roura ( Spain) ,

LA SELECTVIDAD

Vamos a tratar de clarificar la definición y aplicación del término selectividad.

En distintos agentes comercializadores de nuestra geografía nacional, encontramos la venta de distintos métodos de captura definidos como altamente selectivos, indicados para distintas especies objetivo, como pueden ser zorros, gatos y perros asilvestrados, y se nos muestran imágenes fotográficas con jaulas trampa de diversos tamaños y formas. Se trata pues de una concepción errónea desde el punto de vista de la definición, puesto que las jaulas trampa en ningún caso tienen un grado de selectividad alto, es más toda aquella especie que por cuestiones de tamaño pueda y sea capaz de introducirse en la puerta de entrada de la jaula trampa, y se sienta atraída por el cebo colocado, podrá penetrar y ser capturada sin  ningún problema. Entendemos entonces la confusión entre selectividad y capacidad de soltar a una especie por haber sido capturada, o bien incluso confundimos selectividad con la provocación de las no lesiones de los animales capturados.

Entremos pues en materia. ¿Cuál es la definición real de selectividad? La selectividad de un método  de captura es el número total de especies objetivo capturadas dividido por el número de capturas totales. Por lo que, cual usuario que esté familiarizado con la utilización de estos sistemas de captura, habrá podido comprobar el amplio abanico de posibilidades de especies que, con el paso del tiempo, ha podido capturar con la utilización de jaulas trampa, y por no nombrar los numerosos ensayos realizados con los citados métodos de captura no solo en España.

¿Qué factores influyen en la selectividad? Tenemos tres factores básicos que influyen en una alta o baja selectividad de captura. Los tres factores son: el método de captura, el usuario o trampero, y el cebo o atrayente a utilizar.

Existen métodos de captura que  después de múltiples ensayos, han demostrado tener una selectividad propia mecánica de un 100% para capturar la especie objetivo para la que están diseñados (ejemplo claro el Collarum pues solo captura cánidos). Además de la selectividad mecánica podemos añadir la selectividad del cebo o del atrayente (por ejemplo, un cebo vivo del estilo paloma es capaz de atraer la más variada fauna de la zona donde estemos trampeando) y, finalmente podemos citar las condiciones de colocación o aplicación, que dependen directamente del usuario que esté utilizando el método de captura bajo determinadas condiciones.

Por lo tanto, según los tres puntos expuestos ya podemos tener clara la definición de selectividad. Acto seguido vamos a intentar observar  determinadas acciones de captura, de las más habituales que pueden ocurrir y ocurren en nuestra geografía, que determinan la selectividad de un método de captura juntando los tres factores al mismo tiempo en las condiciones de aplicabilidad.

CAPTURA DE ESPECIES PREDADORAS  CINEGÉTICAS

Nos vamos a centrar en la captura del zorro. Para obtener una selectividad mecánica utilizaremos métodos como el collarum. Si utilizamos el lazo, tanto aplicado al paso como en alar, de las condiciones de colocación dependerá en un grado elevado la selectividad de éstos. Por ejemplo, una colocación óptima es colocar los lazos a unos 18/20 cm de altura del sustrato y a 22/25 cm de apertura de bucle. Todo lo que no sea este patrón de colocación influirá negativamente en la selectividad del método de captura, puesto que a todo depende del criterio del usuario.

Si utilizamos la jaula trampa, que en determinadas CCAA  se están autorizando, el cebo no va a influir en mayor o menor medida, puesto que todas las especies que se sientan atraídas por el cebo colocado (independientemente que utilicemos pescado, carne o cebo vivo) van a introducirse en la jaula trampa.

ESPECIES EXÓTICAS INVASORAS

Visón americano: Actualmente para la captura de esta especie se utilizan una serie de jaulas trampa de un tamaño reducido, parecidas a una tubería, pero con forma cuadrada. Para aumentar la selectividad de esta trampa, vamos a proceder a colocarlas en las orillas de los ríos y arroyos (máximo de 0, 50 m de distancia del curso de agua), y con la boca o apertura de la trampa paralela al agua, o incluso directamente enfocando al agua. De este modo aumentamos las posibilidades de capturar la especie objetivo, en este caso el visón americano. El cebo y el atrayente también juegan en este caso un papel fundamental, porque si utilizamos algún producto derivado del pescado, también aumentaremos las posibilidades de capturar el mustélido.

Mapache: Existen métodos de captura 100 % selectivos para la captura de estos animales, pero de momento solamente se están autorizando jaulas trampa para dicho fin. Para aumentar la selectividad de éstas, lo primero que debemos tener en cuenta es la realización de una prospección de rastros relacionados con el mapache. A partir de que logremos encontrar focos de rastros considerables, concentraremos el esfuerzo de captura en las citadas zonas, puesto que se trata de una especie gregaria.  La colocación de las trampas para el mapaches es indiferente, pero si utilizamos restos de comida humana, dulces, chucherías y cremas de cacahuete podremos aumentar bastante el grado de selectividad delos métodos de captura que estemos utilizando.

CASOS DE BUENAS PRÁCTICAS DE SELECTIVIDAD EN EL PLANETA

Marta: En Canadá , determinadas poblaciones de marta (mustélido mundialmente conocido por la venta de sus preciadas pieles), se encuentran en un estatus de conservación muy delicados y frágiles a cualquier variación de su población local,  y entre algunos de los factores que pueden originar el declive de las poblaciones es, sin lugar a dudas, el trampeo y su captura. Para evitar las capturas accidentales de las martas con trampas de muerte habituales para la captura de visones americanos, el gobierno y la federación de tramperos de Canadá promovieron unos pequeños ensayos para lograr reducir la tasa de captura de martas de forma accidental, y como conclusión extrajeron que la colocación de los métodos de captura debía estar introducido en el agua, de tal forma que los visones seguirían entrando en las trampas ( al ser el visón un mamífero semi- acuática) y las martas desechando el poder acceder al cebo preciado al tener que mojarse. Y todos estos resultados los divulgaron en los programas de Buenas prácticas, reduciendo de este modo sustancialmente la captura de martas en aquellas zonas donde sus poblaciones se encontraban amenazadas.

Oso: la captura de lobos en determinados puntos de estados unidos, en el uso y utilización de trampas para capturar  osos negros, empezaba a ser preocupante en lagunas zonas del estado de Minnessota. Para evitar que esto sucediera, se empezó a predicar que para la colocación de trampas destinadas a capturar osos no se utilizaran guantes, y que las trampas no estuvieran desodorizadas. De tal manera que al lobo,  no le apetecía, como animal discreto que es, entrar en una zona donde el ser humano había estado enterrando una trampa, y junto con su desconfianza, empezaron a descender las capturas del citado cánido. El oso, en cambio, seguía siendo capturado al no tener miedo de que un ser humano hubiera estado manipulando sin guantes una trampa, dejando el olor en ésta, bien al contrario, le atraía (y le atrae) el olor del hombre al relacionarlo con el encuentro de comida apetitosa.

ATRAYENTES

En determinadas condiciones y situaciones, es posible obtener algún producto derivado de una especie en concreto (verificar la legislación respectiva de cada CCAA) para aumentar las posibilidades de captura de una especie en concreto (en otra ocasión ya hablaremos de los cebos y atrayentes y sus clases).

CEBOS ¿LOS ENTERRAMOS O LOS DEJAMOS A LA VISTA?

Si hablamos en términos de selectividad, para la captura de mamíferos carnívoros, en las situaciones o métodos de captura en los que debamos capturar mamíferos carnívoros, es conveniente enterrar el cebo, o bien cubrirlo con maleza y hojas en determinados métodos de captura, para optimizar la selectividad de su captura y así, de este modo, evitaremos la captura accidental de aves y rapaces en particular.

¿TRUCOS?

El mundo de la captura de la fauna salvaje se trata de una de las profesiones con más  variedad de situaciones. Y en el tema de cebos y atrayentes todavía más. Lo que en unos países funciona no tiene por qué funcionar en otros, hablando de la misma especie, e incluso a escala local, también puede ser así. Pongamos un ejemplo, el caso del visón americano anteriormente mencionado. Existen determinadas zonas de Galicia (islas) y de  donde se ha acostumbrado y adaptado a la caza de conejos, por lo que el mejor cebo para la especie en esas zonas en particular es, sin duda, la carne y las tripas de conejo.

Por lo que el principal truco es como siempre, dejarse aconsejar por la gente del lugar, tramperos que se dediquen para conocer los gustos, cebos y atrayentes que les han funcionado mejor para la captura de tal o cual especie concreta en una zona en particular.

Etiquetas / Tagged under:
  • Tweets